miércoles, 7 de abril de 2010

Reflexiones sobre: “Ni diputada ni leches”

Desde hace casi dos años, el ayuntamiento de Valencia esta manteniendo un pulso contra el gobierno por el caso del Cabanyal. En el tira y afloja ente ambos, nos encontramos con situaciones casi esperpénticas donde el ayuntamiento denuncia al ministerio y le gana ante los tribunales. Ante esto el ministerio se inventa nuevas normas para saltarse el mandato judicial, el ayuntamiento se pasa las ordenes del ministerio y en medio de esto, un barrio dividido que un día acabará a tortas entre los que ven con buenos ojos una nueva avenida que acabe con la degradación del barrio y los que prefieren un barrio degradado donde poder seguir haciendo sus fechorías…

En todo este follon salta la anécdota que les cuento hoy, cuando la policía municipal haciendo cumplir una orden del ayuntamiento, procede a desalojar a cuatro alborotadores y cinco politicuchos que intentan sacar tajada electoral con este tema y que se piensan que por ser un cargo "electo" pueden saltarse a la torera las ordenes de un agente de la autoridad.

Ese es el caso de la diputada de las cortes Valencianas Mónica Oltra, que se creía cual espartano en la Termópilas que podría contener ella sola las hordas municipales que en cumplimiento de la ley intentaban desalojar un edificio en ruinas para ser derribado sin que nadie sufriera ningún daño.

En ese intento la susodicha, tras identificarse como diputada de forma desafiante, recibió un saludo amistoso de la policía municipal como todos los que se encontraban en el lugar montado jaleo y tras un muy inspirado “ni diputada ni leches”, fue desalojada como todo hijo de vecino.

Por una vez y sin que sirva de precedente, estoy totalmente a favor de la actuación de la policía municipal de Valencia ya que: Que le diera una caricia amistosa es poco en comparación con lo que se le tenia que haber hecho por desobediencia y resistencia a la autoridad, por lo que debería de estar detenida ya que: El ser diputada no significa que este por encima de la ley y eso es lo que nos hubiera pasado a cualquier otro ciudadano que se hubiera enfrentado a la policía.

Además si esta persona se hubiera ofendido o se hubiera sentido agredida, lo que tenia que haber hecho es poner una denuncia contra la policía municipal en ese mismo momento y no paliar sus penas en los medios de comunicación como si se tratase de un Sálvame de luxe cualquiera.
Related Posts with Thumbnails

Follow by Email

 
Ir Arriba